25 Jun

1ª ETAPA: CIUDAD COMERCIAL

Fundada en 1300 a través de la Carta-Puebla otorgada por el Señor de Bizkaia Don Diego López de Haro con asignación de un territorio. Su situación geográfica y su condición de puerto interior facilitaban las posibilidades de desarrollo comercial e industrial.

Se manifiesta una adaptación al terreno que ocupa, en una organización regular: parcelación uniforme con las siete calles paralelas y sus cantones perpendiculares; esquema que se conserva.

El conjunto de la incipiente ciudad estaba formado por la iglesia de Santiago al Norte, en la cabecera, la muralla y ciertas construcciones extramuros -San Antón ocupando el lugar del Alcázar al pie del puente-, arrabales de San Nicolás (de pescadores), Begoña y Bilbao la Vieja.

El camino de la lana proveniente de Castilla, atravesaba las Encartaciones para exportar por mar la materia prima a los países del Norte e importar tejidos ya elaborados, entre otros productos. También se exportaba el mineral de las cercanas minas de Ollargan (Miribilla).
El recinto amurallado ya se hallaba colmatado en 1442.

La primera extensión o "ensanche" de la ciudad se plantea en la primera mitad del s. XVI hacia el Norte. Se construyen nuevas edificaciones como el Ayuntamiento junto a San Antón, y se generan nuevos espacios como la Plaza Vieja (mercado) en la Ribera. Viviendas y locales comerciales en las manzanas, casas-torre de remate, iglesias, edificios singulares y espacios públicos configuran el recinto urbano a mediados del s. XVI.

Dos inundaciones y el incendio de 1571 reducen la ciudad a escombros. Se requiere una reconstrucción, se publican las "primeras ordenanzas de edificación", manteniendo el antiguo esquema parcelario gótico con un aprovechamiento más intensivo elevando la altura de las edificaciones, en piedra.

En el s. XVII el casco urbano adquiere una estructura radial con la incorporación de las "rondas" o calles periféricas y la expansión del "ensanche de la Ribera" hacia el Arenal. Nuevas calles y mejora de los arrabales (Bilbao la Vieja, Ibeni).

Siglo XVIII: poco crecimiento, mansiones de la burguesía local y escasez de viviendas asequibles. Iglesia de San Nicolás.

 

2ª ETAPA: CIUDAD INDUSTRIAL

 

En el s. XIX se produce el declive de la ciudad histórica y la creación de una nueva ciudad, más allá de la Ría. A pesar de actuaciones puntuales como la Plaza Nueva, una consecuencia del Plan Loredo, un cúmulo de circunstancias acaban llevando a la ciudad a una situación límite.

La necesidad de extensión sobre la vega de Abando se va plasmando en sucesivos proyectos (el "Puerto de la Paz" de Silvestre Pérez (1801), una ciudad utópica de Amado Lázaro (1862)...).

En 1876 se aprueba el proyecto de Ensanche de Alzola, Achúcarro y Hoffmeyer. Sobre unos terrenos adecuados se desarrolla un interesante esquema espacial concretando aspectos de diseño urbano, como la formalización de la Gran Vía, la ubicación de las plazas y la conservación de algunos accidentes topográficos. Bilbao se dispone a ser una ciudad sobre la Ría. Anexión de Abando 1890.

En el S. XX: Asentamiento de la burguesía en el Ensanche, barrios obreros periféricos (la Casilla y Rekaldeberri). Expansión: Begoña y Deusto (1924). Barrios obreros (Ciudad Jardín, Torre Urízar...).

 

3ª ETAPA: CIUDAD DE SERVICIOS

 

En el período de posguerra se origina un gran crecimiento demográfico debido a la demanda de mano de obra, ocasionando un desarrollo urbano en las dos márgenes de la Ría. El barrio de San Ignacio es una muestra de viviendas de densidad media y alta calidad espacial.
En los años sesenta predomina un desarrollismo descontrolado que se manifiesta en un crecimiento desordenado (ocupación intensiva del suelo, sustitución de edificaciones de principio de siglo por otras en altura, construcción indiscriminada de bloques abiertos en las laderas de los montes...). Despoblamiento del Centro y del Ensanche, nuevos usos de oficinas, ocupación de la periferia.

Las inundaciones de 1983 actúan como detonante para la rehabilitación integral del Casco Viejo. Surgen nuevos espacios disponibles junto a la Ría tras el desmantelamiento industrial (Abandoibarra). Nuevos distritos periféricos como Txurdinaga son concebidos con una planificación urbanística organizada.

El Plan General de Ordenación Urbana de1995 establece las pautas del Bilbao del futuro: una ciudad de servicios.

 

Más información, en el libro "BILBAO arquitectura architecture" publicado por los arquitectos Francisco J. García de la Torre y Bernardo I. García de la Torre

Video Bilbao